La liberación de Barcelona (26-01-1939)

Al difundirse la noticia de la caída de Tarragona, el 15 de Enero 1939, quedó expuesto nuevamente el frente republicano, y la retirada se convirtió en una huida cobarde y caótica de rojos de toda clase: autoridades políticas, funcionarios, civiles comunes, e incluso soldados, que marcharon apresuradamente hacia la frontera francesa, llevándose consigo a sus familias y enseres, y tomando por asalto los almacenes de alimentos para tener con qué sobrevivir durante la marcha hacia Francia. En la tarde del 24 de enero el gobierno republicano huía finalmente a Gerona, dejando tras de sí una ciudad dominada por el desorden de la huida en automóviles, camiones, bicicletas o simplemente a pie, obstruyendo pronto la carretera hacia el norte. Al amanecer del 26 de enero 39 las tropas nacionales alcanzaban las cumbres del Tibidabo y de Montjuic, y al mediodía entraban al centro de Barcelona y ocupaban toda la urbe semidesierta, sin hallar resistencia alguna.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*